17 / 09 / 2012

¿Cómo afrontar la menopausia y la premenopausia? Consejos para reducir los síntomas en estas etapas

Eduardo González Zorzano, asesor médico de Cinfa, recomienda mantener unos hábitos de vida saludables para minimizar sus molestias. 17 de Septiembre de 2012

Pamplona, 17 de septiembre de 2012- El 75% de las mujeres en torno a los 45-50 años de edad sufre molestos síntomas propios de la premenopausia y la menopausia, debido a los cambios hormonales experimentados durante estas etapas. Se trata de signos físicos y emocionales de carácter agudo, que si bien no suponen una amenaza para la salud, alteran la dinámica social y laboral de las mujeres que los padecen influyendo por lo tanto en su calidad de vida.

Eduardo González Zorzano, asesor médico de Laboratorios Cinfa, explica que “durante la premenopausia y la menopausia se producen cambios en la fisiología de la mujer como resultado del cese de la función ovárica y de la transición del periodo reproductivo al no reproductivo”. La premenopausia suele comenzar en torno a los 45 años y los primeros signos generales que experimentan las mujeres son fatiga, retención de líquidos, sudoración, sofocos, etc., junto con cambios en el estado de ánimo, irritabilidad y problemas para conciliar el sueño”. Alrededor de los 50 años, esos trastornos fisiológicos se agudizan, llegando incluso a desembocar a largo plazo en osteoporosis y aumento del riesgo cardiovascular. Es la fase de la menopausia, que implica “la desaparición definitiva de la menstruación durante 12 meses consecutivos y sin una enfermedad que la provoque”, explica el experto.

Según González Zorzano, “hay mujeres que no perciben apenas sintomatología menopáusica, mientras que la mayoría padecen estos trastornos durante un periodo de varios años. Afortunadamente, existen diversos tratamientos dirigidos a mejorar la calidad de vida de la mujer en esta etapa, siendo los hormonales y la fitoterapia los que han demostrado mayor evidencia científica”. Además, para el asesor médico lo más importante es “incorporar al día a día una serie de hábitos saludables que ayuden a reducir los síntomas más molestos y favorecer la salud femenina y finalmente su calidad de vida”.

Decálogo de consejos para afrontar la premenopausia y la menopausia:

1. Fomentar la autoestima.

Es importante que la mujer afronte este momento con una actitud positiva, viendo que esta nueva etapa de su vida puede aprovecharla para llenarse de vitalidad y experiencia, dedicándose más tiempo a sí misma y desarrollando aficiones.

2. Hacer ejercicio físico moderado y regular.

La actividad física es importante para conseguir beneficios cardiovasculares y retrasar la aparición de trastornos, y ayuda a mantener la fuerza muscular y evitar caídas. Podemos evitar el sedentarismo caminando entre media hora y una hora diaria o con otro tipo de actividades aeróbicas como el baile, el aerobic…, siempre de acuerdo a las posibilidades reales de cada persona.

3. Hábitos alimenticios saludables.

En esta época de la vida existe una tendencia al aumento de peso y a la aparición de hipertensión arterial, colesterol alto y otras dolencias. Es preciso reducir el consumo de grasas y azúcares, así como aumentar el consumo de frutas, verduras y cereales y de productos que contengan calcio, como los lácteos. Además, la vitamina D es crucial para fortalecer los huesos y evitar problemas de osteoporosis.

4. Moderar el consumo de alcohol y café y otros estimulantes perjudiciales.

Más de dos o tres tazas de café diarias o más de dos vasos de vino al día no son recomendables.

5. Reducir la sal en las comidas.

La sal incrementa la tensión, por lo que no hay que abusar de ella. Podemos sustituirla por apio o hierbas aromáticas para no restar sabor a nuestras comidas.

6. Realizar controles periódicos de tensión arterial, colesterol y glucosa.

Para detectar a tiempo cualquier irregularidad al respecto.

7. Huir del tabaco.

El tabaco puede adelantar el comienzo de la menopausia, por lo que hay que evitar fumar y, en la medida de los posible, ser fumadora pasiva.

8. Acudir a las revisiones ginecológicas.

Para evitar los problemas típicos de esta etapa, es imprescindible un control ginecológico periódico. El médico valorará la severidad de los síntomas y los posibles tratamientos.

9. Evitar la automedicación con hormonas u otros medicamentos.

Es muy importante consultar con el médico y el farmacéutico para fomentar el cumplimiento terapéutico y realizar un seguimiento farmacológico.

10. Consultar con el farmacéutico la posibilidad de utilizar soluciones nutricionales.

Muchos de los trastornos que afectan a la calidad de vida de las mujeres no requerirán de una prescripción farmacológica. El empleo de soluciones nutricionales que contengan isoflavonas de soja y/o lúpulo puede ser un recurso de gran ayuda para combatir los efectos emocionales y físicos de la mujer en esta etapa de la vida.

Sobre Laboratorios Cinfa

Cinfa es el laboratorio español más presente en los hogares de nuestro país. Con más de 40 años de experiencia, su actividad se divide en cinco líneas de productos: medicamentos genéricos de distintas áreas terapéuticas; medicamentos sin receta y productos de autocuidado; ortopedia, dermofarmacia; y soluciones nutricionales.
El laboratorio, de 100% capital español y ubicado en Navarra, está integrado por más de 900 profesionales a los que les mueve un proyecto de salud común: ofrecer soluciones de calidad que aporten salud y bienestar.

Departamento de Comunicación de Cinfa:

Gemma Artica –Saioa Aldaya: 948 335 005
gartica@cinfa.com/ saioa.aldaya@cinfa.com

Volver a galería
/